Después de seguir un poco la Cumbre de las Américas y la cantidad de habladera de tonterías que ese tipo de foros produce, me vino a la memoria una parte de la exposición de motivos de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt) en la que se hacen una serie de cambios en la Ley y que (si bien suenan muy bien) son irrealizables en un país con un gran desempleo y escasez.

La Lottt dice: "Se establece que el Estado garantizará que el proceso social de trabajo y de educación se oriente a la creación de las condiciones materiales, sociales e intelectuales requeridas para el desarrollo integral de la familia.

La trabajadora en estado de gravidez, gozará de protección especial de inamovilidad desde el inicio del embarazo y lo extiende de un año de la Lottt vigente a dos años después del parto. Extiende la inamovilidad de un año a dos años en los casos de adopción de niñas o niños menores de tres años.

Se establece que la trabajadora en estado de gravidez tendrá derecho a un descanso durante seis semanas antes del parto y veinte semanas después. Esto incluye a la madre que adopte un hijo o hija menor de tres años.

Se extiende la inamovilidad del padre a dos años después de nacido el hijo o hija y se recoge la licencia de 14 días para el padre por nacimiento, ambas establecidas en la Ley de Protección a la Familia, la Maternidad y la Paternidad.

Se modifica el término guardería por el centro de educación inicial y se incorpora la obligación de que tengan salas de lactancia.

Se indica que la trabajadora o el trabajador que tenga un hijo, hija o más, con alguna discapacidad o enfermedad que le impida o dificulte valerse por sí misma o por sí mismo, estará protegida o protegido de inamovilidad laboral en forma permanente, conforme a la ley".

Sin duda, la Lottt busca proteger a los trabajadores que deciden tener o adoptar un bebé, desde el punto de vista teórico es un buen avance pero desde el punto de vista práctico no se cumple a cabalidad y representa un problema para las empresas que deciden asumir los costos. El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales debería asumir el pago del salario del trabajador durante el reposo pre y posnatal, pero la realidad es que esto no siempre se cumple. Y tanto por contratos colectivos como por decisión de las empresas, muchas de ellas asumen el pago de parte o de todo el salario del trabajador mientras está de reposo pre y post natal.

En un país como el nuestro con una economía tan inestable, que cada día tiene más cargas impositivas y penales para los empresarios seguir asumiendo este gasto se hace cada vez más difícil y el mayor perjudicado termina siendo el trabajador que no podrá disfrutar de este beneficio.

Si el Gobierno asfixia al empresariado al no otorgarle dólares, al no controlar la inflación, promulgando leyes con altas cargas penales y monetarias se hace cada vez más difícil que los empleadores obtengan la ganancia suficiente para poder mantener y pagar a toda su nómina.

Hasta la escasez ha hecho merma en la producción nacional, según cifras de Fedecámaras hay 36% de ausentismo laboral en las empresas porque los trabajadores deben hacer colas para conseguir los productos de primera necesidad.

Ahora la pregunta es, ¿si todo el mundo es "inamovible" en Venezuela y se les otorgan tan buenos beneficios a los trabajadores, por qué nuestros jóvenes se van del país y por qué los trabajadores están tan molestos?

Quizás sea porque quienes tienen la responsabilidad de dirigirnos hacen promesas que no pueden cumplir o las cumplen a costa de acabar con los negocios e iniciativas de otros.

La verdad es que hoy estoy cansado de tanta habladera de pistoladas. ¿Y tú?

Juan Carlos Varela / Abogado

JCVarela@littler.com

@J3CV