La Encuesta Nacional de Juventud del 2013 (ENJUVE 2103-UCAB), de la Universidad Católica Andrés Bello revela múltiples aspectos sobre la vida de los jóvenes venezolanos y el ámbito del empleo es uno de ellos, tema que debería ser considerado como crucial en la coyuntura actual del país. La intención no es caer en el cliché de “los jóvenes son el futuro”, lo cual le endilga un gran compromiso a una generación que no es responsable de la crisis ni de las debilidades que en el presente se viven en el país. Debemos hacernos preguntas, pero éstas no deben apuntar a indagar acerca de ¿qué van a hacer los jóvenes por el país? Por el contrario, quienes están en este momento en cargos de responsabilidad pública deberían preguntarse ¿cuáles son las oportunidades que el país les brinda para garantizar su futuro como individuos y el futuro del colectivo como nación? En este sentido, los primeros resultados ofrecidos en el primer informe de la ENJUVE UCAB-2013 dan una clara idea de algunas de las dificultades que representan una reducción de oportunidades para esta población.

Los datos revelan que a medida que la población es más joven las posibilidades de encontrar un empleo y/o de trabajar en malas condiciones son mucho más elevadas. Este simple aspecto transforma a esta población en un grupo con una gran vulnerabilidad, sin contar con el hecho de que, iniciar la trayectoria laboral en condiciones desventajosas representa un gran riesgo de adquirir conductas laborales inadecuadas que determinarán su desempeño futuro como trabajador. Hay datos que llaman profundamente la atención, por ejemplo, pese a lo extendido que parece resultar el emprendimiento en el país, el 87% de los jóvenes cuando busca empleo lo hace para ser empleado y solamente un 4% intenta iniciar un negocio o una empresa propia.

En promedio, los jóvenes buscan empleo durante 5 meses, uno menos del criterio establecido para correr el riesgo de caer en el desaliento. La encuesta indaga sobre las razones por las que no les es posible encontrar empleo, lo cual resulta muy revelador de las condiciones del mercado laboral venezolano. El 53% cree que la razón por la que no encuentra empleo es debido a la situación económica del país y a que no hay empleo. Teóricamente las explicaciones del desempleo entre jóvenes apuntan al funcionamiento estructural del mercado de trabajo, en este contexto la falta de puestos de trabajo es consecuencia de debilidades del mercado crear nuevas vacantes que satisfagan las necesidades de la población juvenil. Un 18% alega que la falta de empleo se debe a su inexperiencia, lo cual resulta una paradoja no superada en materia de empleo juvenil puesto que, "no son contratados por no tener experiencia, y no tienen experiencia porque no son contratados", y ello se ha convertido en un círculo vicioso difícil de romper.

Así como la ENJUVE 2013-UCAB explora las razones por las que los jóvenes creen que no encuentran empleo, también se investigan los motivos por los cuales los jóvenes buscan empleo. Los datos revelan la falta de oportunidades que se ofrece a esta población puesto que el 45% de los jóvenes declara que necesita trabajar sin importar el tipo de empleo o en las condiciones que éstos tengan y básicamente ello se debe a que el 27% dice "estoy tan necesitado de trabajar que trabajaría en cualquier cosa” y el 17%, afirma "necesito trabajar para continuar los estudios". En definitiva resulta una población a la que es necesario considerar de forma prioritaria en materia de políticas sociales y económicas.

 Genny Zúñiga/Socióloga

gzuniga@ucab.edu.ve

@azunigaa