A propósito de la muerte del actor Robin Williams me vino a la mente una de sus películas: "Good Morning Vietnam". Quizás no es la más famosa, pero recuerdo que me llamó mucho la atención una de sus escenas, que perfectamente puede describir la situación de la libertad de expresión en Venezuela y la censura previa que existe en los medios de comunicación.

En esa película el actor interpretaba a un narrador de noticias en la radio oficial del ejército norteamericano. Lo contratan para levantar la moral de las tropas (algo que logra con mucho éxito al inicio de la película) hasta que la política se interpone en su trabajo y sus superiores le ordenan restringir sus comentarios a un patrón preestablecido de informaciones. La idea final era ocultar la verdad de lo que estaba ocurriendo para no desmoralizar a las tropas y evitar darle oportunidades al enemigo.

En la escena que menciono, luego de ocurrir una explosión en un bar muy concurrido, el narrador al llegar a la radio reporta algo parecido a lo que sigue: "hoy a las 18:00 horas no es cierto que haya ocurrido una no explosión en el bar que nunca es frecuentado por nadie. No ocurriendo el fallecimiento de no soldados americanos, ni de mujeres y niños. Todo en la ciudad está excesivamente normal y no existe nada que lamentar".

Por supuesto, después de desobedecer las órdenes de sus superiores, el narrador fue despedido y trasladado de inmediato a Estados Unidos. Fue sustituido por un tipo muy aburrido y en poco tiempo su programa no lo escuchaba ni él mismo (cualquier parecido con la realidad venezolana es pura coincidencia).

No soy narrador de noticias, ni mucho menos Robin Williams, pero aquí les dejo mi versión de esa escena ambientada en Venezuela.

"Good morning" Venezuela:

1. En el día de hoy no ha ocurrido hecho de corrupción alguno y nadie se ha robado lo que le pertenece al pueblo.

2. El país no está mal, pero si lo estuviese, lo cual hay que negarlo, pero por si acaso, la culpa la tuvieron, la tienen y siempre universalmente y de manera eterna la tendrán los otros y nunca nosotros.

3. Hoy como siempre no ha habido asesinatos, robos, secuestros o violaciones.

4. Hoy no hay desabastecimiento, ni escasez, ni nada económicamente malo.

5. Hoy la gente no está infeliz, ni preocupada, ni hambreada.

6. Hoy no hay protestas laborales en ningún lugar del país. No hay sindicalistas perseguidos, asesinados o presionados.

7. Hoy no hay empresas cerrando, reduciendo horarios, jornadas, salarios, trabajos, espacio, aire, etc...

8. Hoy no hay políticos haciendo cálculos personalistas, egoístas y manipuladores.

9. Hoy no hay madres llorando por sus hijos presos, detenidos, desaparecidos o muertos.

10. Hoy no hay nada.

Espero que no me cambien por un columnista aburrido.

Juan Carlos Varela / Abogado

JCVarela@littler.com

@J3CV