La semana pasada les propuse analizar las disposiciones más relevantes previstas en la Lottt con el objeto de ofrecer recomendaciones concretas para hacer que la Ley sirviese verdaderamente como herramienta eficiente que colaborase con el desarrollo del país.

En mi afán por ofrecer soluciones cometí un error metodológico. En lugar de comenzar por el título de la Ley, de inmediato "corrí" a analizar el artículo primero de la misma (la verdad es algunas veces siento que nos queda muy poco tiempo y que necesitamos movernos muy rápido...de allí mi apresuramiento).

Es por ello que hoy les traigo una propuesta de título para la Ley que tiene como finalidad principal proponer un cambio de mentalidad para poder lograr un futuro mejor para el país.

Como lo he escrito en varias ocasiones en mi columna, y tal y como lo pregono continuamente en mis charlas, históricamente en Venezuela las leyes del trabajo solamente han ofrecido protección a los trabajadores, olvidándose por completo de los empleadores. Pareciera que nuestros legisladores de siempre (no solamente los recientes) piensan que solamente basta con que el trabajador se levante en la mañana y llegue al trabajo para que como arte de magia se inicie el proceso productivo.

En otras palabras, analizando las Leyes del Trabajo, uno llega a pensar que la riqueza se produce por generación espontánea y que es tan fácil de obtener, que es obligación del Estado ponérselo difícil a los empresarios ya que es injusto "que los empleadores ganen tanto dinero sin hacer nada aprovechándose del esfuerzo de los trabajadores".

Esa excesiva protección ha generado una profunda minusvalía de los empleadores frente a los trabajadores, provocando grandes injusticias que han desembocado en una enorme cantidad de cierres de empresas, en una gran apatía de los inversionistas y emprendedores en general, generando un alto desempleo y contribuyendo al deterioro de la economía nacional.

Mi propuesta es que la Ley deje de llamarse del Trabajo (un término que implica una noción de castigo o por lo menos algo aburrido) y que la misma pase a llamarse Ley Orgánica de los Emprendedores.

En mi opinión, la Ley debe regular de forma igualitaria las actividades y relaciones que existen entre distintos emprendedores, los que invierten su dinero (emprendedores empleadores) y los que invierten su trabajo (emprendedores empleados).

Para mí, la Ley debe aclarar que tanto los empleadores como los empleados son emprendedores, quienes con su esfuerzo digno y honesto se dedican a una actividad productiva, independientemente de su posición en la misma.

Para aclarar malos entendidos, yo no estoy proponiendo perjudicar a los empleados que en teoría estarían en una posición menos privilegiada en esta relación que los empleadores. Lo que propongo es que al tratar a ambos tipos de emprendedores de manera igualitaria y con respeto de los derechos de cada uno de ellos, estaríamos dando el primer paso para el desarrollo de un modelo productivo eficiente que propenda a la creación de riqueza y no simplemente a la distribución de la misma o lo que es peor a quitarle la riqueza a uno (emprendedor empleador) y dársela a otro (empleado).

En mi opinión, es urgente desterrar el modelo de creación y distribución de riqueza que impera en Venezuela y es imprescindible sustituirlo por un modelo de creación de riqueza en el que se incentive a los emprendedores a invertir su esfuerzo productivo.

De lo contrario continuará ocurriendo lo que vivimos en la actualidad, el generador de riqueza (empresario o empleado) se cansa de que le quiten lo suyo y se va del país, y el que recibe la riqueza después de ser distribuida se acostumbra a dicha distribución y se cree con derecho a recibirla para siempre, e incluso, exige que el monto de la misma se incremente en el tiempo... eso sí, sin mover un dedo para participar en la creación de la riqueza.

Ya basta de acabar con el país productivo. Reformemos la Lottt por un instrumento legal y moderno que incentive la creación de riqueza.

Hasta la semana que viene.

Por: Juan Carlos Varela / Abogado
JCVarela@littler.com
Twitter: @J3CV