La semana pasada escribimos sobre una de las mentiras más repetidas en los últimos tiempos a todos los venezolanos, que consiste en echarle la culpa de todos nuestros males al supuesto capitalismo neoliberal que existía en Venezuela antes de la llegada del socialismo. Es decir, hace más de dieciséis años.

La semana pasada aclaramos que en Venezuela nunca pero nunca existió un capitalismo real y mucho menos uno salvaje y que en Venezuela nunca se respetaron las reglas del libre mercado.

Hoy nos toca hablar de socialismo. En Venezuela - como siempre nosotros tan creativos - le pusieron al socialismo un apellido y le llamaron "socialismo del siglo veintiuno". Estrategia de mercadeo y venta muy ingeniosa de la que somos expertos por estos lados. Es decir, nos vendieron "gato por liebre".

Para aclarar las cosas como debe ser, vamos a echar el cuento de lo que para mí es el socialismo del siglo XXI, espero le quede claro:

"Un grupo de jóvenes militares soñadores juraron frente a un samán no descansar hasta lograr la libertad de Venezuela. Estos hombres dicen haber estado comprometidos con la libertad de los pueblos y hastiados de la corrupción del país (aunque uno de ellos -el líder- había sido edecán del supuesto Presidente corrupto) y todos ellos recibían su quince y último de ese gobierno que posteriormente intentaron derrocar.

Jurando ideales de paz, amor y libertad, decidieron tomar las armas que les habían dado en custodia y utilizarlas para derrocar a los supuestos corruptos. En la intentona murió mucha gente (muchos chamos y chamas) por ello, los líderes fueron a prisión, pero por alguna razón fueron liberados y habilitados para participar en unas elecciones presidenciales.

Esos jóvenes convencieron a la sociedad de que los eligieran para poder "cambiar" al país. Ofrecieron acabar con la corrupción, la impunidad y la delincuencia. Ninguno hablaba de socialismo ni mucho menos de comunismo. Sin embargo, al día siguiente de las elecciones el líder supremo hizo su primer viaje oficial y se fue a la mismísima Cuba. El último bastión comunista en el mundo. Se fue a agradecer los favores recibidos y a prometer amor eterno.

A partir de ese momento empezaron a usarse las menciones socialismo, revolución armada pero pacífica, y luego le pusieron apellido al nombre Socialismo. Lo llamaron del Siglo XXI.

Los líderes de todos estos "cambios" siempre habían negado ser socialistas. Incluso hoy en día cuando uno le pregunta a esos líderes ¿Qué quiere decir socialismo? no te saben explicar de que se trata.

Es por ello que para poder escudriñar lo que verdaderamente significa socialismo del siglo XXI necesitamos acudir a fuentes extranjeras. En una entrevista realizada por Vanessa Davies y Mario Silva al mismísimo Fidel Castro, Vanessa le preguntó a Fidel con una total ingenuidad y ávida de obtener luz sobre el tema (igual que todos) algo más o menos así: "Comandante Castro: ¿y qué es para usted el socialismo del Siglo XXI?.

Fidel la miró fijamente y le dijo: "El Socialimo del Siglo XXI es lo mismo que el comunismo cubano".

Aquella entrevista pasó un poco desapercibida por todos nosotros en su momento. La verdad es que ni el más pesimista (es decir yo) podía imaginar que Venezuela se pudiese parecer a Cuba... Ahora solamente tenemos que salir y pasar por el frente de un supermercado y vemos a Cuba en vivo y en directo sin tener que agarrar un avión de Conviasa. La misma cola de gente, la misma cara de tristeza, frustración, y resignación en los que hacen la cola, la misma sensación de impotencia frente al todopoderoso gobierno, la misma incredulidad ante el desparpajo y mitomanía de los funcionarios de turno que niegan la realidad.

Como bien decía otro prócer cubano, Raúl Castro, en una entrevista que le hicieron: "Venezuela y Cuba son la misma cosa".

Entonces amigo lector Socialismo y Comunismo son la misma cosa (lo dicen los expertos en el tema). Ya está bueno de creerse las mentiras. Piense, analice y haga lo correcto... La democracia y el capitalismo son la verdadera solución a los problemas de los pueblos y especialmente los de Venezuela.

Juan Carlos Varela / Abogado

JCVarela@littler.com

@J3CV