En la Venezuela actual prácticamente NO existe paquete salarial que se ofrezca a un trabajador promedio que no incluya dentro de los beneficios laborales el otorgamiento del (valga la redundancia) beneficio de alimentación para los trabajadores, establecido en Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reforma Parcial de la Ley de Alimentación para los Trabajadores y las Trabajadoras del 4 de mayo de 2011 (“LATT”) y su Reglamento del 14 de julio de 2011 (“RLATT”)

Dicho beneficio de alimentación, conforme lo establecido en la LATT, puede ser otorgado a través de tickets de alimentación o cupones, carga en una tarjeta de alimentación electrónica, a través del servicio de comedor, etc. y con el mismo se cumple la obligación legal para el patrono de otorgar una comida balanceada por jornada de trabajo.

Lo que nos trae a comentar estas líneas es el hecho que en la jerga del venezolano dicho beneficio se le conoce comúnmente como “el o la Cesta Ticket”, a pesar de que Cesta Ticket es una marca al igual que lo es Valeven, TodoTicket, TEBCA, SODEXO PASS, etc. que son compañías que ofrecen el mismo servicio de alimentación para los trabajadores, solo que Cesta Ticket se apoderó del mercado.

Y es que no existe reunión laboral, social o familiar donde alguien no hable del o de la cesta ticket como beneficio laboral, cuando lo correcto sería hablar del beneficio de alimentación que puede ser otorgado bajo cualquiera de las modalidades antes mencionadas. Pero que va, al venezolano común le gusta hablar de las cosas en forma resumida y que mejor que hablar “del o la Cesta Ticket” si todos sabemos a qué se refiere el término.

Sin ir muy lejos, no existe taller, clase o seminario que dicte sobre materia laboral en el que algún alumno (bachiller o profesional, incluso algunos abogados), que no hablen "del o de la Cesta Ticket", a pesar de que al comienzo de toda clase uno inicia aclarando que no se dice 'Cesta Ticket', sino beneficio de alimentación. Sin embargo, lo primero que hacen los alumnos o asistentes en el examen o en la siguiente clase es volver a hablar de "la cesta ticket". Lo mismo sucede con términos como "cancelar" en lugar de decir "Pagar" o "Inamobilidad" en lugar de "Inamovilidad", pero de eso hablaremos en otra oportunidad.

No se puede dejar de mencionar que la Cesta Ticket es tan importante que se convierte en una de las cláusulas de más difícil negociación durante las negociaciones colectivas y los trabajadores que en ocasiones te dicen: 'está bien no me des tal o cual beneficio, pero hermanito súbeme la cesta ticket'.

Se ha vuelto tan necesaria que si usted llega a su casa sin “la cesta ticket” su mamá, su esposa, amante, novia, concubina o lo que sea, puede dejarle de hablar pues con ella se compra (cuando se otorga en tickets o tarjeta) parte del mercado y de esa forma no hay que utilizar (en teoría) tanto dinero para cubrir la cesta básica.

En otros casos más irresponsables, con “la Cesta Ticket” se compra línea blanca, línea marrón, zapatos, ropa, películas quemadas y hasta la peluquería. Por eso “la Cesta ticket es intocable”.

En fin, hoy en día los trabajadores no solo aspiran considerables aumentos salariales tomando en cuenta el índice inflacionario del país sino que indudablemente reclaman que le suban “la Cesta Ticket” para ayudarse con la cesta básica y mantener a la familia contenta.

Por: José Ernesto Hernández Bizot / Abogado
JHernandez@littler.com